Cargando

Producto añadido al carrito

Ver carro Seguir comprando
La forma correcta de preparar una taza de té

La forma correcta de preparar una taza de té

05-09-2017

Tradición, cultura, tu momento

 

“El té es una obra de arte y necesita una mano maestra para que sus nobles cualidades puedan brillar en todo su esplendor” 

- Kakuzo Okakura -

 

El arte de preparar una taza de té

Arte. Corazón. Pausa. Lo que es digno de hacerse, es digno de hacerse bien. Apreciar una taza de té implica serenidad, estética, elegancia. Prepararla, también. La preparación constituye casi un ritual y requiere conocer el proceso. Controlar al milímetro factores como el agua, la cantidad de producto o el tiempo de infusión es imprescindible para hacer poesía de una taza de té.

 

El agua

El agua es el alma madre de la vida y la matriz de un buen té. Elegir la apropiada es fundamental para degustar la excelencia del producto. Tcompany recomienda usar la de mineralización débil para que el té aporte todo su sabor. El agua del grifo, alta en cloro u otros minerales, perturbará un resultado óptimo.

Cada variedad precisa una temperatura diferente. De ahí que Tcompany preste especial atención a este detalle y sus productos siempre estén acompañados de una ficha técnica aconsejable, tanto en la web, como en el envase que se recibirá en casa.

Una temperatura excesiva puede quemar las hojas del té, minimizando su sabor, incrementando la astringencia y estropeando el producto. Es fácil escuchar que el té verde es muy amargo, pero pocos saben que quizá se deba a una mala preparación. Es habitual servir este tipo de té con agua hirviendo y las hebras infusionando… ¡Casi un crimen!

Mucha gente piensa que el agua pierde propiedades si alcanza los 100º. Otro error. La curva de solubilidad del oxígeno en agua muestra que a partir de cierta temperatura, la concentración de oxigeno permanece prácticamente invariable. De hecho, el agua hervida es aconsejable cuando no disponemos de agua mineral. Pero, cuidado, hay que dejarla enfriar un poco antes de añadirla a las hebras.

 

La tetera

La elección de la tetera también forma parte del ritual. Existen teteras muy porosas, como las de barro o arcilla, en las que no es aconsejable preparar diferentes tipos de té. Absorben parte del aroma y del sabor durante la preparación y contaminan el sabor de las próximas infusiones.

Es importante templar la tetera antes de elaborar el té. El agua no perderá temperatura y el resultado esperado será más óptimo.

 

La dosificación

La cantidad más habitual suele rondar entre 2,5 y 3 gramos por taza, aunque puede variar en función de gustos. Los más puristas siempre pesarán el producto. Pero la balanza no es tu fuerte, el equivalente aproximado sería el de una cucharada por persona. No todos los tés tienen el mismo volumen. Los de hoja más grande o brotes tal vez requieran dos cucharadas por taza.

 

Tiempos de infusión y temperatura del agua

Cada tipo de té requiere una temperatura ideal. Tcompany te lo pone fácil. Además de acompañar cada producto con una ficha técnica, propone consultar esta pequeña tabla para evitar un resultado accidental.

Tés Blancos          75° - 85°       3 a 5 minutos

Tés Verdes           70° - 80°       1 a 2 minutos

Tés Amarillos       70° - 80°       1 a 2 minutos

Tés Oolongs         75° - 95°       5 minutos

Tés Negros           75° - 90°       3 a 4 minutos

Puehr cocido         95°               1 a 5 minutos

Puehr crudo          70° - 80°       1 a 2 minutos

Hei Cha                 80° - 90°      1 minuto

Infusiones             90° - 100°     8 a 10 minutos

Roiboos                90°                7 a 10 minutos

Matcha                 80°                Batir hasta diluir por completo

 

El momento

El momento oportuno. ¡Cuánta sabiduría entraña! Canta Rosana que “le vamos robando trocitos al tiempo y así comprendemos lo mucho que vale un momento”. El sabor, el cuerpo, el aroma, la sutileza, los principios activos… Todo influye y todo cuenta. Hay muchas elecciones para cada momento. Al despertar el día nuestras papilas gustativas todavía están casi dormidas. Es el instante de optar por un té de gran cuerpo y especial fragancia. Las infusiones livianas y más sutiles servirán para acompañar otros momentos. Sugerencias:

Tés Blancos:  A media tarde o después de cenar.

Tés Verdes: A media mañana, a media tarde o después de cenar.

Tés Negros: En ayunas, durante el desayuno, como hepaprotector, al estilo inglés “afternoon tea” y con las comidas.

Té Oolong: Por la mañana, después de comer y por la tarde

Puehr: En ayunas para adelgazar y después de las comidas como digestivo.

Inicie sesión para comentar

1 Comentarios

Manuel Molina Castro
Manuel Molina Castro 07-sep-2017

Yo lo del agua no me lo tomo muy en serio porque la bebo del grifo, pero sí que he notado mucho la diferencia de sabor respetando la temperatura y el tiempo. Cambia totalmente el té.

TEL 987 10 35 97 Disponible CHAT

Recomendador

x
Regístrese
Avatar
x
Inicie sesión o regístrese

¿Olvidó sus datos? pinche aquí

Aún no tiene cuenta, regístrese